La ruta del Ketchup: Great Value

ketchups

El otro día se acabó el ketchup en mi casa y no había una bolsa de repuesto, por lo que el mundo durante dos días fue una total tragedia para mí y mis comidas no condimentadas.

Estaba en el supermercado cuando recordé que tenía que comprar una mega bolsa de litro para que esto no volviera a suceder por lo menos dentro de unas 3 semanas, así que me puse a mirar la variedad de marcas que estaban disponibles y de pronto me fijé en el stand gringo que trae Wallmart para el Líder: Great Value.

Emocionada porque traía 1.25 Lt. lo tomé y no lo solté más hasta llegar a probarlo a la casa. Abro el envase, lo huelo, pongo un poco sobre mi dedo y lo pruebo… todo se derrumbó. Un sabor fuerte, muy salado y medio antiguo – parecido al Malloa del 99 – hizo que todas mis expectativas se fueran a las pailas. Le tenía mucha más fe al “Gran Valor”, ya que por lo menos otras salsas que he probado no me han decepcionado.

Ahora, como buena ketchupmaniaca obvio que lo comeré igual e incluso creo que llegaré a tenerle un poco de cariño al gran porte de su botella. Sin embargo, una vez acabado seguiré el camino por la ruta del ketchup porque este claramente no me conquistó.

Anuncios

La vida y sus salsas

dulces

Desde que tengo uso de razón me gusta el ketchup, no hay comida que no la imagine sin él. A veces, creo que incluso he llegado a sentir una obsesión por esta deliciosa pasta roja.

Comenzando por lo más común como el arroz, los tallarines y las papas fritas, hasta comidas más inusuales como la lechuga, porotos y sopas, todas deben llevar ketchup.

Ahora, como sé que somos pocos pero locos con gustos similares, ya sea por el ketchup, la mayonesa, la mostaza y/o un sin fin de salsas más es que en este blog iré descubriendo todos los sabores que ensalzan la vida y, por supuesto, le dan mejor sabor a las comidas.

¡Ñam!