La vida y sus salsas

dulces

Desde que tengo uso de razón me gusta el ketchup, no hay comida que no la imagine sin él. A veces, creo que incluso he llegado a sentir una obsesión por esta deliciosa pasta roja.

Comenzando por lo más común como el arroz, los tallarines y las papas fritas, hasta comidas más inusuales como la lechuga, porotos y sopas, todas deben llevar ketchup.

Ahora, como sé que somos pocos pero locos con gustos similares, ya sea por el ketchup, la mayonesa, la mostaza y/o un sin fin de salsas más es que en este blog iré descubriendo todos los sabores que ensalzan la vida y, por supuesto, le dan mejor sabor a las comidas.

¡Ñam!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s