Hablemos de salsa: Salsa de Queso, Gourmet

dulces

En varias ocasiones me había pasado que veía un pote con una salsa amarilla, media anaranjada… que se veía exquisita pero que cuando preguntaba qué era me decían: es salsa de queso PICANTE. ¿Picante? No gracias, paso (por si no lo sabía odio lo picante).

Y así me pasó en 3 ocasiones diferentes, mientras veía a todo el mundo hablar de la famosa salsita y tirarle su buen par de piropos… yo me quedaba ahí, mirándola, con cara de puta la wea…

Ya a la cuarta vez que la vi en un carrete fue como “esto ya es mucho, qué onda como se puso de moda esta maldita salsa y yo aún no la pruebo”… y bueh, me ofrecieron y dije ya, démosle! …Turiruuuuuu, ruriruuuuuu, riruuuuuu (8) unicornios volando y toda la volaa de sonido épico mamón: me enamoré.

Qué onda lo rica, de verdad que no tiene ningún pero, ese toque picante es el que le da toda la gracia. Un acompañamiento perfecto para los nachos, papas fritas, las crackelet o whatever. Definitivamente la salsa de queso ya se instaló en el salón de la fama salsera y probablemente no la saquen de ahí en mucho tiempo.

Y aunque ya hay varias marcas que ofrecen lo mismo, la Gourmet es una opción que tiene las 3 B, por lo que no se si sea tan necesario comprar los potes gringos, como que sería pagar más porque si. Así que si le salta la duda, déle noma.

¿Hay alguna marca más rica que valga la pena? ¿Con qué otras cosas se puede comer este tipo de salsa? Deguste y comente.

Anuncios

La vida y sus salsas

dulces

Desde que tengo uso de razón me gusta el ketchup, no hay comida que no la imagine sin él. A veces, creo que incluso he llegado a sentir una obsesión por esta deliciosa pasta roja.

Comenzando por lo más común como el arroz, los tallarines y las papas fritas, hasta comidas más inusuales como la lechuga, porotos y sopas, todas deben llevar ketchup.

Ahora, como sé que somos pocos pero locos con gustos similares, ya sea por el ketchup, la mayonesa, la mostaza y/o un sin fin de salsas más es que en este blog iré descubriendo todos los sabores que ensalzan la vida y, por supuesto, le dan mejor sabor a las comidas.

¡Ñam!